Inicio Sector Social Investigación identifica nuevo gen en el maíz que le ayuda a defenderse...

Investigación identifica nuevo gen en el maíz que le ayuda a defenderse contra patógenos

11 de julio del 2019

* La investigación es parte de un artículo publicado en la
prestigiosa revista internacional Plant Cell, donde participa una
investigadora del IPICYT.
* El artículo puede ser consultado en:
http://www.plantcell.org/content/plantcell/early/2019/06/13/tpc.18.00840.full.pdf
* En un futuro se buscaría crear una planta de maíz súper
resistente adaptada a climas específicos, que ayude a los agricultores
a obtener una mejor producción en sus cultivos.

Un artículo publicado en la revista PLANT CELL por parte de un grupo de
investigadores de la Universidad de California Berkeley, la Universidad
de California San Diego y una investigadora del IPICYT, podría ser de
gran relevancia en los próximos años ya que identificó un nuevo gen
en el maíz que le ayuda como escudo contra patógenos.

La investigadora Cátedra-Conacyt María Jazmín Abraham Juárez, quien
formó parte de la investigación y está adscrita a la División de
Biología Molecular del IPICYT, detalló que es relevante porque solo
cerca del 10% de los artículos que se someten a esa revista son
aceptados, lo que habla de la solidez de la investigación.

“Es una investigación que se realizó con la Dra. Sarah Hake de la
Universidad de California en Berkeley, el Dr. Steve Briggs de la
Universidad de California en San Diego, junto con postdoctorantes y
otros estudiantes en la Universidad de Berkeley”, explica la
investigadora Cátedra-Conacyt.

Destacó que la investigación es sólida porque involucra distintas
especialidades de investigación que parten de un proyecto de ciencia
básica, que comenzó con el análisis de mutantes de maíz (organismos
a los que se les ha modificado una base en la secuencia de DNA por medio
de agentes químicos), y que muestran defectos en el desarrollo.

“Analizamos una población de mutantes, dentro de la cual
identificamos una mutante que no tiene la forma de la hoja del maíz
normal, es decir, no tiene la membrana que une la hoja al tallo, como a
esa membrana se le llama lígula, a la mutante la nombramos _Liguleless
_narrow_, _(angosta sin lígula). En general, la planta es más pequeña
y ya no produce la misma cantidad de semillas”, detalla María Jazmín
Abraham.

La doctora en Ciencias de la Biotecnología agrega que el estudio tuvo
un cambio total cuando se encontró cuál era la proteína que estaba
afectando a la mutación, porque resultó que era una “proteína
cinasa” (enzimas que activan o inactivan otras proteínas por
fosforilación) y que actúa en redes de señalización de respuesta a
patógenos y solo se encuentra en plantas pertenecientes a las
gramíneas, las cuales son agronómicamente importantes.

“Es complicado encontrar una proteína tan interesante, pero con la
experiencia de la Dra. Sarah Hake, genetista y especialista en
identificación de mutantes de maíz fue más rápido el proceso.
Después nosotros como posdoctorantes, realizamos los experimentos con
los que comprobamos la función de esa proteína. Utilizando dobles
mutantes y métodos de proteómica, identificamos un modificador de
segundo sitio”, explica la investigadora nivel 1 del SNI.

Este hallazgo es muy importante, pues tiene el potencial para crear
variedades adaptadas a diferentes microclimas y que además muestren
resistencia a patógenos, indica la Investigadora Cátedra-Conacyt.

Finalmente, dijo que la relevancia de la investigación es haber
identificado esas dos proteínas nuevas (no descritas previamente), que
están involucradas en activar otras proteínas que ayudan al maíz a
defenderse de patógenos por medio de la activación de una red de MAP
cinasas y variación en la temperatura, por lo que ahora, el reto que se
tiene ahora en el Laboratorio de Biología Molecular de Plantas en el
IPICYT es aplicar este conocimiento para crear una planta de maíz
súper resistente adaptada a climas específicos, que ayude a los
agricultores a obtener una mejor producción en sus cultivos.