Inicio Sector Financiero BASE/Comentario de cierre 18-09-19

BASE/Comentario de cierre 18-09-19

Cediendo a las presiones de Donald Trump, la Reserva Federal recortó
nuevamente su tasa de referencia en 25 puntos base para situarla en un
rango de 1.75 a 2%. Cabe destacar que el tono del comunicado fue
restrictivo, al igual que el comunicado anterior en donde también
recortaron su tasa de interés. Asimismo, la expectativa de crecimiento
de la Fed para 2019 fue revisada al alza de 2.1% en junio a 2.2%. Por lo
anterior, no se descarta que la Reserva Federal continúe con los
recortes a la tasa a pesar de que el mercado laboral en ese país se
encuentra sólido y la probabilidad de recesión es relativamente baja.

Sí hubo algunos comentarios acomodaticios. En su conferencia de prensa,
Powell señaló que si la economía se debilita, podría ser necesario
hacer recortes adicionales a la tasa de interés. Debido a que la tasa
de interés es bastante baja, en un escenario de recesión sería
probable que se vuelva a implementar la política monetaria poco
convencional como el programa de compra de bonos, lo cual bajaría aún
más la tasa de los bonos del Tesoro a largo plazo.

Por su parte, en el comunicado, los argumentos a favor del recorte a la
tasa fueron que la inversión fija del sector privado se ha frenado, las
exportaciones se han debilitado y que la inflación se ubica por debajo
de 2%. En el comunicado también indican que la decisión de recortar la
tasa se debe a las implicaciones de los eventos globales sobre las
expectativas económicas.

Cabe señalar que la Reserva Federal tiene una política monetaria que
se considera acomodaticia por el nivel de la tasa de interés, aún y
cuando el comunicado haya sido interpretado como restrictivo. El nivel
de tasa de interés que tiene actualmente le da un bajo margen de
maniobra, y aunque actualmente hay una baja probabilidad de recesión,
mayores tensiones comerciales con China o crisis en otros países
podrían contribuir con una desaceleración económica en Estados
Unidos.

Hay que recordar que sólo existen dos tipos de política económica en
un país, la monetaria que es administrada en este caso por la Reserva
Federal, en donde la tasa de interés ya se encuentra en niveles bajos
pero no en su mínimo histórico, y la política fiscal, administrada
por el gobierno, en donde se sabe que Estados Unidos tiene una deuda
alta. Sin embargo, con el acuerdo bipartidista que fue ratificado a
comienzos de agosto, es probable que Trump quiera recortar los impuestos
y/o subir el gasto, para generar un mayor crecimiento económico y
asegurar su victoria en un segundo mandato presidencial.

A pesar de que la política monetaria del Banco de México es
independiente de la política monetaria de la Reserva Federal, el
recorte en tasa de interés por parte de la Fed incrementa la
probabilidad de un recorte por parte del Banco de México en su anuncio
del 26 de septiembre. Lo anterior se debe a que el diferencial de tasa
de interés con Estados Unidos es relevante para México, debido a los
flujos de capitales que llegan del exterior. Asimismo, la inflación en
México ha seguido con su tendencia a la baja y las condiciones son
propicias para un recorte a la tasa, ya que el peso se ha apreciado en
las últimas sesiones. Un posible recorte a la tasa de interés por
parte de Banco de México podría depreciar ligeramente el peso,
llevando al tipo de cambio a niveles aproximados de 19.50 pesos por
dólar, sin representar presiones inflacionarias adicionales.

Después del comunicado de la Fed, el mercado financiero a nivel global
respondió de la forma como respondería ante una política monetaria
restrictiva. En el mercado de capitales el índice S&P 500 alcanzó un
mínimo de 2,978.57 puntos, pero se recuperó tras el comentario de
Powell sobre la posibilidad de volver a recortar la tasa en caso de ser
necesario, cerrando con un avance de 0.03% en 3,006.73 puntos. Por su
parte, el oro perdió 0.52%, cotizando en 1,493.54 dólares por onza.

En México, el peso cerró con una depreciación de 0.19% o 3.7
centavos, cotizando alrededor de 19.40 pesos por dólar y tocando un
máximo de 19.4386 pesos. Cabe señalar que el tipo de cambio ya había
bajado durante la primera mitad de septiembre, ante la expectativa de un
recorte a la tasa de interés de la Reserva Federal. Al materializarse
dicho recorte también se reduce el tipo de cambio esperado para el
cierre del año.

En la sesión, el tipo de cambio alcanzó un mínimo de 19.3264 y un
máximo de 19.4386 pesos por dólar. El euro-peso alcanzó un mínimo de
21.3534 y un máximo de 21.4571 pesos por euro en las cotizaciones
interbancarias a la venta, mientras que el euro tocó un mínimo de
1.1014 y un máximo de 1.1076 dólares por euro.

Al cierre, las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en
19.3992 pesos por dólar, 1.2484 dólares por libra y en 1.1033 dólares
por euro.