Inicio Sector Público Versión estenográfica del Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural Mamantel

Versión estenográfica del Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural Mamantel

Acto público encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, desde Campeche

MODERADOR: Preside este evento Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural Mamantel, Atención Médica y Medicamentos Gratuitos, el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

 

Damos la más cordial bienvenida a las autoridades que nos acompañan en el presídium.

Licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Licenciado Carlos Miguel Aysa González, gobernador constitucional del estado de Campeche.

Doctor Jorge Alcocer Varela, secretario de Salud.

Maestro Zoé Robledo, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Doctora Gisela Lara Saldaña, titular de la unidad del programa IMSS-Bienestar.

Maestro Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del Issste.

Doctora Isabel Martínez Peña, directora del Hospital Rural Mamantel.

Ingeniero Óscar Rosas González, presidente municipal de Carmen, Campeche.

Asimismo, damos la bienvenida a las autoridades federales, estatales y municipales, a la sociedad civil, así como a los representantes de los medios de comunicación.

Todas y todos ustedes sean bienvenidos.

A continuación, escucharemos el mensaje de bienvenida a cargo del gobernador de Campeche, licenciado Carlos Miguel Aysa González.

CARLOS MIGUEL AYSA GONZÁLEZ, GOBERNADOR DE CAMPECHE: Señor presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Doctor Jorge Carlos Alcocer Varela, secretario de Salud; maestro Zoé Robledo, director del Instituto Mexicano del Seguro Social; maestro Luis Antonio Ramírez, director general del Issste; apreciados servidores públicos federales, estatales y municipales.

Señoras y señores:

Estamos muy contentos, señor presidente, licenciado Andrés Manuel López Obrador, de seguir acompañándolo en su gira por nuestro estado, que es su casa hoy y siempre.

Esta comunidad de Mamantel es uno de los lugares que mejor representa al sur de nuestra entidad, una región de gente sincera, de carácter valiente, de palabra y de hechos, personas que saben exigir lo que merecen y que sobre todo saben trabajar, que hablan de frente y que valoran mucho esa cercanía que usted le brinda a todos los mexicanos.

Sumar esfuerzos nos permite alcanzar esos resultados que los campechanos desean, por ello los programas impulsados por el gobierno federal son bien recibidos en nuestro estado.

Muy en especial esta visita expresa lo importante que es para usted la salud de todos los mexicanos.

Es una tarea que nos compromete y en la que estamos dispuestos a poner nuestra máxima capacidad por el bienestar de las personas y de las familias más vulnerables. Así, se combate de frente las desigualdades y se crean nuevos horizontes de oportunidad para los ciudadanos.

Fortalecer a quienes más lo necesitan es robustecer a Campeche y a México. Por eso, trabajar de manera coordinada con la misma convicción, la misma voluntad y el mismo compromiso es la mejor manera de servir a la sociedad.

Estos son tiempos de trabajo, de transparencia, de honestidad y de unidad. Quien no lo entienda así no ayuda a la construcción de ese México que todos queremos.

Es la hora de tener muy presente que nuestro estado y la nación son nuestro credo, son nuestro hogar y es la casa que más pulcra que nunca le debemos dejar a nuestros hijos.

Gracias.

MODERADORA: Enseguida hace uso de la palabra la doctora Isabel Martínez Peña, directora del Hospital Rural Mamantel.

ISABEL MARTÍNEZ PEÑA, DIRECTORA DEL HOSPITAL RURAL MAMANTEL: Buenos días a todos.

Saludo con respeto y le doy la más cordial bienvenida al licenciado Andrés Manuel López Obrador, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos. Es un honor tener por primera vez en la historia del hospital al presidente de México en este rincón del bello estado de Campeche.

Asimismo, hago extensivo el saludo y la bienvenida al maestro Zoé Robledo, director general del IMSS; y a las distinguidas personalidades que nos acompañan en el presídium; saludo con aprecio a todos mis compañeros del programa IMSS-Bienestar, aquí presentes, tanto a los que laboran en este hospital, como los que vienen de las unidades médicas rurales; de igual manera a los voluntarios que integran la valiosa red humanitaria de esta zona de servicios.

Señoras y señores, sean bienvenidos todos.

Sin duda hoy es un día de fiesta para el Hospital Rural de Mamantel por recibir a tantas y tan distinguidas personalidades. Para los que trabajamos aquí, el hospital representa nuestra segunda casa, ya que no sólo pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, sino porque aquí tenemos la fortuna de aprender, crecer y compartir experiencias personales y profesionales que le dan más sentido y rumbo a nuestras vidas.

Hace 39 años vi la luz del mundo en una pequeña comunidad oaxaqueña llamada San Juan Cacahuatepec, y fue precisamente ahí en Oaxaca que tomé una de las decisiones que más han marcado mi vida, que fue la de ingresar en 2008 al programa IMSS-Bienestar; primero, como médico general a la unidad médica rural de Santiago Ixtayutla, donde posteriormente y gracias a la capacitación que el programa me proporcionó, fui la responsable del centro de atención rural obstétrico por dos años en esa comunidad, dicho sea de paso, este municipio está considerado en Oaxaca como uno de los de mayor índice de marginación.

Posteriormente, en 2015 tuve la invaluable oportunidad de iniciar la especialidad de anestesiología para los servicios rurales de salud y desde hace dos meses tengo el orgullo de ser directora de esta unidad hospitalaria.

El Hospital Rural Mamantel es uno de los más nuevos del programa, fue inaugurado el 11 de agosto del 2010 y cuenta con una plantilla de 168 trabajadores con los que atendemos, junto a las 19 UMR y dos unidades médicas, a una población de más de 73 mil personas que residen en ocho de los 11 municipios que integran el estado de Campeche.

Señor presidente.

Quiero decirle que del 6 al 10 de septiembre del presente año tuvimos una jornada de cirugía de ortopedia pediátrica, con la cual se vieron beneficiados 185 pacientes, provenientes de todos los rincones del estado.

Le comento que una jornada quirúrgica es un evento en el cual el IMSS acerca, de manera gratuita, hasta las comunidades más apartadas y marginadas del país los servicios del tercer nivel de atención.

Le comento que en esta jornada la acertada coordinación de la Red de Acción Comunitaria con las diversas autoridades municipales hizo posible el traslado de los pacientes a esta unidad hospitalaria, donde el grupo de especialistas determinaron el plan terapéutico para cada uno de ellos.

Quiero informarle que en total se hicieron 150 procedimientos quirúrgicos a 37 pacientes, atendiéndose padecimientos como malformaciones congénitas, secuelas de fracturas, quemaduras, entre otros.

Este tipo de jornada representa para la población que atendemos la única opción para resolver sus problemas de salud, que la mayoría de las veces les resulta incapacitantes, afectando en gran medida su autoestima y desarrollo sicosocial.

Señor presidente:

Sabemos que uno de los objetivos al visitar nuestros hospitales es identificar nuestras principales necesidades. Al respecto, me permito informar que, aunque somos una unidad hospitalaria relativamente joven con sólo nueve años en funcionamiento, hay equipo médico que ya cumplió con su vida media útil y es necesario renovarlo, de igual manera, el hospital necesita de un pozo para solventar las necesidades del vital líquido, ya que a la fecha dependemos de la red municipal y en eso en ocasiones origina desbasto en la comunidad.

A pesar de estas limitaciones, todos los que trabajamos en este hospital estamos convencidos que nuestra principal misión como servidores públicos de la salud es atender a la población más desprotegida del país, con calidad y calidez.

Por ello, día a día, nos ponemos la camiseta y damos lo mejor de nosotros sin importar ninguna circunstancia, porque sabemos que nuestra mayor recompensa es escuchar de nuestros pacientes un: ‘Gracias’.

Señor presidente, maestro Zoé:

Agradezco infinitamente su presencia el día de hoy, que nos motiva a seguir trabajando incansablemente en favor de la salud de los campechanos, y tengan la seguridad que cada día continuaremos enalteciendo el nombre IMSS-Bienestar.

Quiero finalizar con la siguiente frase que para mí representa parte de la esencia del programa: ‘La vida te pondrá obstáculos, pero los límites los ponemos nosotros’.

Gracias.

MODERADORA: Solicitamos al maestro Zoé Robledo, director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, nos dirija un mensaje.

ZOÉ ROBLEDO ABURTO, DIRECTOR GENERAL DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL (IMSS): Muy buenos días, muchas gracias, amigas, amigos de Mamantel, de Carmen, de todo Campeche.

Con su permiso, señor presidente.

Quiero empezar saludando y que en ese saludo vaya un abrazo y un reconocimiento al diario, arduo, comprometido y cotidiano de ustedes, de los médicos, de los residentes, de los pasantes, de los paramédicos, de nuestras meras, meras, queridas enfermeras que tanto apreciamos en el Seguro Social.

Como dijo la doctora, todos los que trabajan en el hospital, pero también quienes vienen de alguna de las 19 unidades médicas rurales que tenemos aquí en esta región.

Al personal de Acción Comunitaria también, a los voluntarios de salud, la gente de administrativo, servicios generales, trabajo social, conservación, los chavos del CARA, la nutrióloga, los químicos, de rayos X, de laboratorio, los jubilados del Seguro Social y sobre todo a todos quienes se atienden en este lugar.

Con esta visita hemos recorrido ya 61 hospitales, ya los dos de Campeche y aquí con el gobernador, con el presidente municipal, Oscar, estamos trabajando de manera muy coordinada.

Como lo ha dicho la directora del hospital, que por cierto a mí ya me confundió, ya no sé si es la más campechana de las oaxaqueñas o la más oaxaqueña de las campechanas, porque ya suena como de acá y se ve que ya se va a quedar.

Entonces, le agradecemos mucho su trabajo, porque necesitamos gente comprometida como ella; y que además es un doble orgullo, porque de los 80 hospitales IMSS-Bienestar 14 están dirigidos por mujeres y ella es la más reciente que se sumó a esa lista de 14, que estamos seguros de que pronto va a seguir creciendo.

Déjenme comentarles que hoy, acompañando al presidente de México, al licenciado López Obrador, todos quienes tenemos algún encargo en materia de salud hacemos algo diferente: para poder transformar la realidad hay que acudir a los lugares, escuchar a la gente, ver con nuestros ojos cómo están las cosas, conociendo para actuar es la única forma como se puede actuar de manera precisa para poder transformar, y por eso es que estamos hoy aquí.

No significa que todo esté perfecto, que esté bien; no, pero sí hay cosas que debemos reconocer que hay que fortalecer, otras seguramente corregir, como ya lo ha dicho la directora del hospital.

Pero para hacer eso vale la pena hacer una reflexión: de dónde venimos, cómo estaban las cosas en materia de salud en nuestro país, las famosas políticas públicas que en esta plaga llamada neoliberalismo sanitario, como le decimos en el sector, invadió todos, a muchas instituciones de salud, no sólo al Seguro Social.

La buena noticia es que en IMSS-Bienestar desde su nacimiento como IMSS-Coplamar, en este caso desde hace nueve años, pero en otros muchos lugares desde hace 40 años, se mantuvo una mística diferente, una mística de vocación, de servicio, de cercanía con la gente.

Mientras en otros lados el trato y las decisiones se tomaban de manera muy fría, muy deshumanizada y nos dejó un sistema de salud fragmentado, aquí se siguieron otros principios, otros valores, que vale la pena destacar el día de hoy.

Primero, que frente a toda esta idea de que la realidad se puede conocer solamente viendo los famosos datos duros desde una computadora, en una oficina allá en la Ciudad de México cómodamente, ustedes demostraron que la mejor forma de conocer a la realidad es enfrentándola, viéndola a los ojos, escuchando a la gente, muchas veces con enormes limitaciones, pero lo hicieron ustedes así, en barrios, en ejidos, en comunidades, en rancherías. Y eso es la diferencia entre un sistema frío y lejano, y otro que pone a los pacientes, a nuestros beneficiarios en el centro de toda acción.

Otra situación que ocurrió es que durante mucho tiempo se pensaba que los servicios de salud del gobierno tenían que ser solamente de espera de la demanda, esperar a que llegara la gente ya enferma para empezar a tratarla.

Y aquí desde hace 40 años el Modelo de Atención Integral a la Salud ha demostrado que la atención debe acompañarse, la atención médica, de la acción comunitaria, de poder prevenir con la gente y pensar en un estado mayor de salud, la salud física, sí, pero también la salud de la sociedad, la salud del pueblo, la salud comunitaria y social. Y eso es muy importante, por eso a los compañeros de Acción Comunitaria un gran reconocimiento al trabajo que hacen todos los días.

Y de la misma manera con ellos, también reconocer que el trabajo de la acción comunitaria se ayuda muchísimo de los voluntarios de salud, gente que su población, su comunidad, elige y le da gran encomienda de atender y de ayudar a nuestro programa.

Están hoy aquí Luz Olivia Barreto y Gregoria de la Cruz Magaña. Quisiera que se pusieran de pie, porque ellas dos desde que se inauguró el hospital han estado aquí con nosotros previniendo y ayudando y recibiendo a cambio algo que no se paga con dinero: el reconocimiento de su comunidad, el reconocimiento de la responsabilidad que ellas desempañan.

Muchas gracias por su trabajo también.

Y creo que lo más importante es cuando uno piensa: Bueno, ¿y por qué lo hicieron así?, ¿por qué decidieron ir tan lejos?, no era cómodo, no era fácil, no era muchas veces sencillo alejarse de sus lugares de origen.

Pero lo hicieron porque era lo correcto, porque era el llamado de la vocación cuando ustedes decidieron dedicar su vida a sanar, cuando decidieron ser servidores públicos del sector salud. Eso los debió haber motivado, a todos, y eso es lo que nosotros queremos reconocer.

Decirles que en estos momentos la Cuarta Transformación en materia de salud tiene objetivos muy claros, muy concretos, y estos tienen que ver con que la salud nunca más vuelva a ser un privilegio para unos cuantos, sino que sea realmente un derecho por el simple hecho de nacer mexicano o mexicana.

Y eso es seguramente muy complejo y difícil, pero lo debemos de intentar, es el llamado de la responsabilidad que nos hace el presidente López Obrador y no podemos fallarle a la gente.

Por eso, amigas y amigos, hoy estando aquí en Campeche y, además fíjense, es una gran coincidencia estar en Campeche el día de hoy. Hoy un 22 de septiembre de 1910 se estaba inaugurando, reaperturando de alguna manera, la Universidad Nacional de México, la hoy Universidad Nacional Autónoma de México, la UNAM.

Un paisano de ustedes, un gran mexicano, un sabio, Justo Sierra, dio un discurso que está en las páginas doradas de la oratoria y del discurso político mexicano, y en una parte de ese discurso dijo lo siguiente: ‘Cultivar voluntades para cosechar egoísmos sería la bancarrota de la pedagogía, precisa imantar de amor a los caracteres, precisa saturar al hombre de un espíritu de sacrificio para hacerle sentir el valor inmenso de la vida social, para convertirlo en un ser moral, con toda la belleza serena de esa expresión. Por eso navegar siempre en el derrotero de ese ideal, irlo realizando día a día, minuto a minuto. He aquí la divina misión del maestro”.

Pero esto aplica para todos: maestros, médicos, enfermeras, padres de familia, políticos, todos los mexicanos debemos de pensar en esas palabras, el gran valor moral de la vida social. Es de las cosas que ha mantenido unido a nuestro país y unido a programas como el IMSS-Bienestar.

Por eso muchos, muchos años más a IMSS-Bienestar y que siga siendo un patrimonio nacional.

Muchas gracias, buenos días.

MODERADORA: Damas y caballeros, escuchemos el mensaje que nos dirige el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos de Mamantel, de este municipio del Carmen, también de municipios cercanos que nos acompañan, de Palizada, de Escárcega, desde luego aquí cerca está Candelaria, Calakmul, en fin, de toda esta región de Campeche:

Me da mucho gusto estar con ustedes, paisanas, paisanos, porque yo también soy de esta región. Y admiro mucho a sus pueblos, porque conozco la historia de cómo se hizo esta carretera en los años 60; y comenzó la colonización, muchos ejidos se crearon desde entonces, vinieron a trabajar, a colonizar toda esta región de otros estados de la República, no sólo de Tabasco y de Chiapas, sino también de Coahuila, de Michoacán, de Guerrero, de Veracruz, de otros estados, y vinieron a trabajar a esta región de Campeche.

Por eso vengo a informarles que se está avanzando en el propósito de transformar a nuestro país. Hubo tiempos de prosperidad en México, eso no se puede negar, pero en los últimos años se cayó en una decadencia, en lo económico, en lo político, en lo social, y también se perdieron valores culturales, morales, espirituales.

Pero nuestro pueblo tiene un instinto certero, es muy inteligente y decidió que era importante llevar a cabo un cambio, una transformación y eso fue lo que vivimos el año pasado. La gente dijo: ‘Basta, hace falta un cambio, una transformación’, y a nosotros nos toca llevar a la práctica, convertir en realidad ese ideal de nuestro pueblo.

Vengo a Mamantel a decirles, a Campeche, que no les voy a fallar, voy a estar a la altura de las circunstancias y voy a cumplir todos los compromisos, voy a recoger siempre los sentimientos de la gente y voy a gobernar para el pueblo y con el pueblo.

Por eso estamos aquí, estoy recorriendo, visitando, todos los hospitales del IMSS-Bienestar porque el problema de salud requiere de atención urgente y especial, hay muchos problemas, grandes, graves problemas nacionales, ya se pueden imaginar cómo está el país.

Ayer recordaba yo que cuando el Apóstol de la Democracia, Francisco I. Madero, enfrentó al régimen dictatorial de Porfirio Díaz utilizó una frase bíblica, dijo: ‘El pueblo de México tiene hambre y tiene sed de justicia’. Y así estamos ahora, pero vamos a saciar esa hambre, esa sed de justicia, poco a poco vamos a irle dando respuesta a las necesidades del pueblo.

Y tenemos que priorizar, es decir, ordenar bien qué se tiene que hacer en el gobierno. Ya tenemos el plan general, lo principal es acabar con la corrupción, poner orden en eso, acabar con el bandidaje oficial.

Si me preguntan: ‘¿Cuál es lo más importante del plan de gobierno?, y dilo rápido tú, que no hablas de corrido, dilo en lo que tardas parado en un solo pie’. Acabar con la corrupción, eso es lo principal.

Ya empezamos de arriba para abajo, porque nos querían hacer creer que el problema estaba abajo, se atrevieron a decir que la corrupción era parte de la cultura del pueblo de México. Falso, nuestro pueblo es honesto, nuestro pueblo es honrado, el problema estaba arriba y estamos ya empezando a barrer de arriba para abajo, como se limpian las escaleras. Se va a acabar la corrupción, y se va a acabar la impunidad. Me canso ganso.

Y esto nos va a ayudar mucho, porque se van a liberar muchos fondos, ya está sucediendo, se están liberando muchos recursos que se iban por el caño de la corrupción y todo ese dinero se está aprovechando para el desarrollo de nuestro país.

Lo mismo, ya se terminan los lujos en el gobierno, porque no puede haber gobierno rico con pueblo pobre.

¿Cómo llego aquí a Mamantel?

Pues como he venido siempre, porque tengo la dicha enorme de conocer todos los municipios de México y los he recorrido a ras de tierra, así voy a seguir recorriendo México. Ya los aviones que se usaban, los helicópteros, ya están en venta, no voy a subirme al avión presidencial porque no voy a ofender al pueblo de México.

¿Cómo me subo a un avión que costó siete mil millones de pesos, un avión de lujo, habiendo tanta pobreza en nuestro país?

Eso ya se terminó. Además, si vengo a Mamantel en helicóptero, ¿cuándo me voy a dar cuenta de cómo está el camino?

Y ya no hay sueldos elevadísimos, ya no hay sueldos de 700 mil pesos mensuales, se rayaban, abusaban. Ahora estamos bajando los sueldos de los de arriba, porque van a aumentar los sueldos de los de abajo. Justicia laboral.

Ya desapareció el Estado Mayor Presidencial.

¿Saben cuántos cuidaban al presidente?

Ocho mil elementos, que ganaban más que los soldados, más que los marinos, desde luego más que los policías. Ahora que venía para acá en Escárcega me detuvieron unos policías y les pido respeto para ellos, porque me entregaron su petición de que ganan muy poco.

Y me gustó mucho -esto Carlos Miguel lo va a entender muy bien y ahí se lo dejo de tarea- me dijeron los policías ahí, en Escárcega: ‘Ganamos seis mil pesos, muy poco, y estamos cuidando de que no se asiente el crimen organizado’, o sea, están haciendo su trabajo, hay que apoyarlos a los policías.

Tenemos que mejorar los sueldos de los trabajadores, ya estamos avanzando. Por primera vez en 36 años aumentó el salario mínimo en 16 por ciento, por primera vez en 36 años; y este año, de acuerdo a datos del Seguro Social, son los salarios más altos que se hayan registrado en la historia del país desde que se tiene información en el Seguro Social, ya tenemos un promedio de salario de los inscritos en el Seguro Social de alrededor de 11 mil 600 pesos mensuales, esto no se había dado.

Entonces, vamos a ir mejorando cada vez más el salario, nunca va a volver a suceder lo que hicieron en 36 años, a veces aumentaban el salario abajo, por debajo de la inflación, imagínense. Eso en la práctica, en la realidad, significaba una pérdida del poder adquisitivo del salario.

Nada más para tener una idea, hace 30 años un salario mínimo alcanzaba para comprar 50 kilos de tortilla, y ahora a pesar del aumento del 16 por ciento, el salario mínimo alcanza para comprar seis kilos de tortilla, alcanzaba para 50 kilos y ahora para seis kilos. Así se deterioró el salario en todo el periodo neoliberal.

Ahora que estamos atendiendo el fenómeno migratorio, estamos ayudando a hermanos guatemaltecos, hondureños, salvadoreños, porque los que pasan por Campeche, por Tabasco, por Chiapas, los que entran al país y van al norte, lo están haciendo por necesidad, porque hay problemas en Centroamérica, sobre todo en Honduras.

Y nosotros no somos partidarios de resolver los problemas sólo con el uso de la fuerza, porque eso no es una solución definitiva. Nosotros lo que queremos es que el centroamericano, como el mexicano, el campechano, pueda trabajar y ser feliz donde nació, donde están sus familiares, sus costumbres, sus culturas, que el que quiera irse a buscarse la vida a otras partes lo haga por gusto, no por necesidad. Ese es el sueño que quiero convertir en realidad: que haya trabajo en las comunidades, en los pueblos.

Y estamos aplicando en Centroamérica el programa Sembrando Vida, como se está aplicando aquí en esta región, que aquí ya en Campeche se está dando trabajo a 10 mil sembradores y ya aprovecho para informarle aquí al ciudadano gobernador, a Carlos Miguel, que el año próximo vamos a aumentar al doble, es decir, van a tener empleo 20 mil sembradores aquí en Campeche.

Ahora son 25 mil hectáreas, va a aumentar 25 mil hectáreas más, 50 mil hectáreas. Y no es empleo temporal, es empleo permanente; estos 20 mil, hijos de campesinos, hijos de ejidatarios, pequeños propietarios, van a tener ese empleo durante todo el sexenio para estar sembrando árboles maderables y frutales en sus propias parcelas.

Bueno, retomando el tema del salario, me puse a investigar cuánto era el salario mínimo en Guatemala, en Honduras y en El Salvador, y me llevé la sorpresa de que el salario mínimo en esos tres países centroamericanos es del doble de lo que es el salario mínimo en México, fíjense en qué niveles estamos de deterioro económico social.

Por eso tenemos que mejorar los salarios, vamos a irlo haciendo poco a poco de manera gradual, porque no se puede por decreto, no es decir: va a aumentar al 100 por ciento el salario. No, tiene que ir poco a poco aumentando el salario para que vaya mejorando el poder adquisitivo del salario, para que también tengamos actividades productivas, que se tengan empresas que den empleos y que tengan facilidades, no con salarios raquíticos, sino salarios justos.

Cuando empezó el auge en China decían que ellos tenían como ventaja comparativa que pagaban muy bajos salarios y que por eso China se convirtió en la fábrica del mundo, pero ahora resulta que el salario en China es superior también al salario de México; entonces, sí es un tema que vamos a tratar.

Y todo depende de cómo se administre el presupuesto. Si hay honestidad, alcanza el presupuesto; y sin endeudar a México, sin aumentar impuestos, sin que haya gasolinazos, se puede financiar el desarrollo, y que haya mejores condiciones de vida, mejores condiciones de trabajo.

Ya les decía que no hay lujos en el gobierno, ya estamos ahorrando mucho porque hay una nueva ley de austeridad republicana donde se establece que nadie puede ganar más que lo que obtiene el presidente de la República, y yo me bajé el sueldo a menos de la mitad de lo que ganaba el presidente Peña Nieto, sin compensaciones.

Ya también los altos funcionarios públicos no cuentan con atención médica privada. Se gastaban seis mil millones de pesos en la atención médica para altos funcionarios públicos, se hacían hasta cirugía plástica, hasta se estiraban a costillas del erario. Ya eso se terminó.

No hay cajas de ahorro especial para altos funcionarios públicos. Estamos ahorrando.

Por eso ya está el llegando el apoyo a los adultos mayores, ya no son mil 160 pesos, dos mil 550 pesos para los adultos mayores.

Ya también niñas, niños pobres con discapacidad tienen su pensión, vamos a que no le falte una pensión a un niño, una niña con discapacidad, todos van a tener su pensión igual que los adultos mayores, en el caso de adultos mayores ya son ocho millones que reciben este apoyo, todos a nivel nacional; y es una inversión, que no gasto, de 120 mil millones de pesos al año. Todo esto por no permitir la corrupción y por los ahorros con el plan de austeridad.

También, en el caso de las niñas, niños con discapacidad son un millón los que van a recibir este apoyo, ya lo están recibiendo más de 800 mil niñas y niños con discapacidad.

Vamos también a seguir entregando las becas para estudiantes. Ya llevamos entregadas más de 10 millones de becas; para decirlo mejor, 10 millones de estudiantes están recibiendo becas, nunca se había visto esto en el país, 10 millones de estudiantes de preescolar y primaria para familias pobres.

En el caso de la preparatoria es universal, es para todos, son mil 600 pesos bimestrales.

En el caso de la universidad, para pobres son dos mil 400 pesos mensuales para los que estudian en el nivel superior.

Y hay un programa muy importante que se llama Jóvenes Construyendo el Futuro. Los que no estudian y no tienen empleo se les está contratando, se les da trabajo como aprendices, se están capacitando en comercios, en empresas, en talleres y se les está pagando a los jóvenes tres mil 600 pesos mensuales.

¿Qué queremos?

Que todos los jóvenes tengan garantizando el derecho al estudio y el derecho al trabajo, porque de esa manera los jalamos, los abrazos y no se los llevan los de las bandas de la delincuencia. Es mil veces mejor darles estudio y trabajo a los jóvenes que dejarlos en la calle sin apoyo. Nunca más le vamos a dar la espalda a los jóvenes.

Nada de que sólo les decían ninis, hasta como burla, de manera despectiva, ninis, que ni estudian ni trabajan, como si fuese culpa de ellos, y nunca se hizo nada por los jóvenes. Las cárceles están llenas de jóvenes, los que pierden la vida en los enfrentamientos, la mayoría jóvenes.

A donde voy recorriendo el país, madres llorando, sufriendo por sus hijos desaparecidos o porque están en la cárcel. Ya saben ustedes cómo son las mamás, es el ser humano profesa el amor más puro, más sublime hacia los hijos. Nunca una mamá va a aceptar de que su hijo cometió un delito, nunca; siempre me dicen: ‘Es que le fabricaron un delito, es que le tienen mala fe, es que él no tuvo nada que ver, él no participó’, siempre las madres. Entonces, ¿para qué esos sufrimientos?

Tenemos que atender a los jóvenes y con bienestar, y con trabajo tenemos que ir serenando a nuestro país. La paz es fruto de la justicia. Así vamos a ir resolviendo el grave problema de la inseguridad y de la violencia.

También aprovecho para decirle a los campesinos que va a seguir el programa de apoyo, lo que se conocía como Procampo, sigue ese programa, todo se va a entregar, ya se está entregando de manera directa, ya no se entrega nada a intermediarios.

Por eso hay algún descontrol, algún descontento, porque antes se entregaba a las organizaciones y ese dinero no llegaba a la gente, ahora ya todo es directo al beneficiario. Si son mayores de edad todos los campesinos, ¿por qué se le va a entregar a las organizaciones?

Además, habían fraudes que se cometían, pues se entregaban los apoyos a las organizaciones y cuando mucho -si les iba bien a los campesinos- compraban despensas, entregaban frijol con gorgojo y ellos se quedaban con la mayor parte del dinero. Ya eso se acabó, ahora es directo todos los apoyos.

Y también aprovecho para decir, me acaba de hacer la solicitud el gobernador Carlos Miguel Aysa González, que se lleve a cabo el programa de la compra de la leche en esta región, sobre todo en Palizada, para que se le pague mejor al productor.

Le voy a dar instrucciones a Ignacio Ovalle, de Segalmex, que venga aquí, a Campeche, que venga a Palizada y que se aplique el programa de Precios de Garantía para la leche, que se pague a ocho pesos 20 centavos el litro de leche a los productores.

Esto va a ayudar, que hay todavía quienes tienen sus rejeguerías y tienen sus vaquitas, pero no les pagan bien la leche; y no le echo la culpa a los que compran la leche, lo que pasa es que no reciben apoyo los que se dedican a elaborar quesos, a veces no tienen cómo vender el producto.

Ahora vamos a comprarles la leche a los productores a ocho pesos 20 centavos el litro, va a haber un depósito del programa de Liconsa en Palizada, Campeche. Ese es mi compromiso que estoy haciendo con ustedes.

Aprovecho para decirle a los maestros de Campeche que ya vamos avanzando, cumpliendo. Ya se canceló la mal llamada reforma educativa y vamos a avanzar para que se mejore la calidad de la enseñanza.

Yo estoy seguro de que las maestras, los maestros, van a estar a la altura de las circunstancias, y van a seguir cumpliendo con su responsabilidad. Ya se cancela lo de la semana de martes a jueves, es semana completa, dar clases de lunes a viernes, nada de ausentismo.

Y vamos a mejorar también las instalaciones educativas, es decir, todas las escuelas van a contar con su presupuesto anual; así como estoy hablando de que van a llegar los apoyos de manera directa cada año, la sociedad de padres de familia de cada escuela va a recibir su presupuesto para que en la asamblea de padres de familia decidan qué van a hacer con ese dinero para mantener en buen estado todas las escuelas del país.

Y ahora sí ya entro en materia de salud. Decirles que estamos aquí en Mamantel porque estamos recorriendo -les comentaba- todos los hospitales, y va a haber un programa especial para garantizar el derecho a la salud a todos los mexicanos. Cuatro acciones:

La primera, que no falten las medicinas. Tenemos que aplicarnos a fondo todos para que no falten los medicamentos y no sólo el llamado cuadro básico, todos los medicamentos, todas las claves, que se tenga atención médica y medicamentos en unidades médicas rurales, y aquí en el hospital. Gratuita la atención médica y los medicamentos.

Ya estamos resolviendo el problema del desabasto de medicinas, porque había mucha corrupción, no es que faltara presupuesto.

¿Saben cuánto se compró de medicina el año pasado?

Noventa mil millones de pesos, entre medicina y materiales de curación, pero tres empresas acaparaban todas las compras de gobierno, tres empresas le vendían al gobierno 70 mil millones de pesos, monopolios, y además medicina carísima, se pagaba dos, tres veces más de su costo real. Eso ya se terminó.

También están molestos y quisieron, como los huachicoleros, quisieron jugar a las vencidas, que no nos iban a vender medicinas, ahora quisieron boicotear no vendiendo la medicina que se necesita para los niños con cáncer; di la orden de que se comprara la medicina en el extranjero y ya ayer llegó la medicina para los niños de cáncer, se compró en Francia.

Y todo lo que se necesite. Si no se consigue aquí, lo conseguimos en cualquier país del mundo, porque la salud es primero y no vamos a permitir ningún chantaje ni se va a dar de ninguna manera marcha atrás en el combate a la corrupción. Ya se acabó la corrupción en el gobierno, yo no soy tapadera de nadie, no soy alcahuete ni cómplice de corrupción.

Entonces, vamos a resolver este problema para que no falten las medicinas. Aquí está el doctor Alejandro Calderón Alipi, él es el responsable.

Para que no falten enfermeras, médicos, que ese es un problema que nos dejaron también, un elemento negativo de todo este proceso neoliberal, de toda esta política de pillaje, no tenemos los médicos, ni tenemos los especialistas que requiere el país.

Fíjense el atraso, porque les fueron quitando la posibilidad de estudio a quienes querían ingresar a la universidad con los exámenes de admisión y utilizaron eso como excusa para rechazar a los jóvenes que querían estudiar medicina o cualquier carrera.

En el caso de medicina, si en la UNAM presentaban examen 10 mil, cuando mucho entraban 500, nueve mil 500 rechazados. Y no es que no pasaran el examen, es que no había cupo, no había espacio, no había presupuesto, porque lo que querían era que estudiara el que tuviera para pagar escuelas privadas, que tuviera para pagar colegiatura.

Ese era el plan que se tenía, porque hacían un examen de 120 preguntas y decían: ‘Para 500 sólo los que contesten bien 118 preguntas’; el que contestaba bien 117 ya no entraba, 116 tampoco.

Entonces, no es que no pasaran el examen, es que no había espacio, no había presupuesto para la educación, con la idea de que así iba a crecer la matrícula de escuelas privadas. Y sí creció en todo el periodo, pero llegó el momento en que dejó de crecer, porque el problema es económico. ¿De dónde saca la mayoría de la gente para pagar una colegiatura para que estudien sus hijos?

El vigilante de aquí, las vigilantes aquí en el hospital de Mamantel deben de estar ganando alrededor de cuatro mil pesos mensuales, ¿de dónde va a sacar para pagarle a una hija, a un hijo una colegiatura de -por muy bajo- de tres mil pesos al mes? No pueden.

Pero esa política absurda, aplicada por más de 30 años ¿qué nos deja?, ¿cuál fue el saldo?, que ahora no tenemos los médicos ni los especialistas que requiere el país.

Tenemos vacantes en el Seguro, especialistas.

Estuve antier y ayer visitando los cuatro hospitales de Yucatán, de los cuatro, en tres no hay pediatra, o sea, sólo en uno de los cuatro, y aquí también faltan especialistas, no está completa la plantilla.

Entonces, vamos a resolver eso de una u otra manera. Y entre las medidas que se van a tomar es que el especialista que trabaje, el médico que trabaje, la enfermera que trabaje en el hospital de Mamantel va a ganar más que el médico que trabaja en Campeche o que el que trabaje en la Ciudad de México.

Va a haber un tabulador diferenciado. Aquí se va a aumentar el sueldo a enfermeras, a médicos, por ser un hospital rural, y así vamos a ir cubriendo las vacantes poco a poco. Eso es lo segundo.

Lo tercero es que mejore la infraestructura. Este hospital es relativamente nuevo, pero este programa IMSS-Coplamar, como se le llamó originalmente, tiene 40 años el programa; en ese entonces, 1979, cuando comenzó este programa, yo era director del Instituto Nacional Indigenista en Tabasco y era yo el delegado de Coplamar, por eso conozco bien este programa, me tocó a mí la creación de las unidades médicas rurales y de los primeros hospitales.

Aquí, en Mamantel, había una unidad médica rural y el único hospital era el de Hecelchakán, por eso ahora recientemente o hace nueve, 10 años, se creó este hospital; allá en Tabasco lo mismo, unidades médicas y un hospital en San Carlos, Macuspana, Tabasco.

Bueno, empezó siendo este programa IMSS-Coplamar, luego IMSS-Solidaridad, luego IMSS-Progresa, luego IMSS-Oportunidades, luego IMSS-Prospera y ahora IMSS-Bienestar. Así es la historia.

Necesitamos, repito, medicina, que no falten los médicos.

Tres, la infraestructura, mejorar las instalaciones, cambiar equipos. Y aquí ya tomó nota Zoé, se va a hacer el pozo para que tengan el agua, porque eso tiene que ver con la infraestructura.

Y la cuarta acción para mejorar la salud es que se va a basificar a todos los trabajadores del sector salud. Es mi compromiso.

Vamos a empezar con los de mayor antigüedad, están como eventuales o por contrato. Ya no hay influencia, recomendados, eso ya se acabó, nada de que: ‘Soy el recomendado del pavo’, ya se acabó eso.

Va a ser de acuerdo a la antigüedad, ahí vamos a empezar, vamos a comenzar con seis mil, son 80 mil todos los trabajadores del sector salud que están trabajando como eventuales, porque no sólo es el Seguro, es la Secretaría de Salud. A todos se les va a basificar durante mi gobierno, es el compromiso que estoy haciendo.

Les voy a presentar a los cuatro responsables de estas acciones. Ya les presenté a Alejandro Calderón Alipi para que no falten las medicinas, que le pido que se pare de nuevo para que lo conozcan bien.

Está el doctor Alejandro Svarch Pérez para que no falten enfermeras, médicos y especialistas.

Está aquí con nosotros el arquitecto Carlos Sánchez Meneses para la infraestructura, que va a estar pendiente de que se haga el pozo.

¿A cuánta profundidad hay agua aquí?

Cincuenta. Menos, ¿verdad?, sí 30. Hay que atender esto, vamos a cumplir con este compromiso.

Y para la basificación aquí les presento al responsable, también, que lo conozcan, Víctor Manuel Lamoyi Bocanegra está aquí.

Me dio mucho gusto estar con ustedes. Yo voy a seguir recorriendo, visitándoles, voy a estar en toda esta región. Aquí, aunque pertenece a Carmen pues está muy cerca Escárcega y también Candelaria, y Palizada y Calakmul.

Y les recuerdo que vamos a construir el Tren Maya, eso va a ayudar mucho. Les voy a explicar por qué. No solo es la comunicación, bueno, los que tienen más edad, ya son jóvenes, viajaron en tren.

Miren, yo cuando estaba estudiando en la UNAM, ya mis padres vivían en ese entonces en Pakal-Na, en la estación del ferrocarril en Palenque y salía yo de México a las ocho de la noche en tren y llegaba al día siguiente a las ocho de la noche a Palenque, y ese tren seguía: Candelaria, Escárcega, Campeche, Mérida, Valladolid, era el tren del sureste.

Bueno, llegaron estos corruptos, neoliberales y acabaron con todo. No hay ahora ni un tren de pasajeros, sólo El Chepe, un tren que va de Chihuahua a Sinaloa, turístico, pero todo el país estaba comunicado por trenes de pasajeros.

Se empezaron a hacer los trenes de pasajeros desde el gobierno del presidente Juárez, comenzó el primer ferrocarril Veracruz a la Ciudad de México, Ciudad de México-Veracruz, lo terminó el presidente Sebastián Lerdo de Tejada, 600 kilómetros.

Luego Porfirio Díaz, como tardó 34 años en la Presidencia, hizo 20 mil kilómetros de vías férreas, comunicó a todo el país, por eso la Revolución se hizo a caballo y en ferrocarriles, porque estaba todo comunicado.

Después de la Revolución se siguieron realizando, como estas líneas férreas, todavía como tres mil, cinco mil kilómetros más. Teníamos como 25 mil, 30 mil kilómetros de vías férreas, de trenes de pasajeros; y llegan estos, y en un abrir y cerrar de ojos se acaba todo el ferrocarril.

Entonces, ahora este ferrocarril son mil 500 kilómetros que vamos a hacer de Palenque, para hablar de estaciones grandes, Escárcega, Campeche, Mérida, Valladolid, Cancún, Tulum, Calakmul, de nuevo a Escárcega. Mil 500 kilómetros todo.

En Campeche, por el territorio de Campeche, son 700 kilómetros. ¿Cuánto estamos estimando que se va a invertir en esta obra? De 120 mil a 150 mil millones; de modo que, de esa inversión, ¿cuánto va a quedar en Campeche?, como 70 mil millones de pesos en esa obra.

Imagínense cuántos empleos, cuánto trabajo en la construcción de ese Tren Maya. Y el beneficio, porque es tren de carga, tren de pasajero y tren turístico para beneficio del sureste.

Esto no les gusta a algunos, a los conservadores, pero ya le tocó, ya es el tiempo del sureste, estaba muy abandonado el sureste, todo era para el centro, para el norte, pero ahora ya está de presidente de la República un choco campechano.

Me dio mucho gusto estar con ustedes

¡Que viva Mamantel!

¡Que viva el Carmen!

¡Que viva Campeche!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!