Inicio Sector Público Versión estenográfica del Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural El Fuerte

Versión estenográfica del Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural El Fuerte

Acto público encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, desde Sinaloa

MODERADOR: Preside este evento, Diálogo con la Comunidad del Hospital Rural El Fuerte, Atención Médica y Medicamentos Gratuitos, el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

Acompañan en el presídium al señor presidente, licenciado Andrés Manuel López Obrador:

El gobernador constitucional del estado de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel.

El secretario de Salud, Jorge Alcocer Varela.

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo.

La titular de la unidad del programa IMSS-Bienestar, doctora Gisela Lara Saldaña.

El director general del Issste, Luis Antonio Ramírez Pineda.

El titular del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, Juan Antonio Ferrer Aguilar,

La presidenta municipal de El Fuerte, Sinaloa, Nubia Ramos Carbajal.

El director del Hospital Rural El Fuerte, doctor Louis Albert Reid Espinoza.

Asimismo, damos la bienvenida a las autoridades federales, estatales, municipales, sociedad civil, así como a los medios de comunicación.

Todas y todos ustedes sean bienvenidos.

A continuación, escucharemos el mensaje de bienvenida a cargo del gobernador del estado de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel.

QUIRINO ORDAZ COPPEL, GOBERNADOR DE SINALOA: Muy buenos días.

Es un día muy particular, muy especial, porque tenemos al presidente de la República, licenciado Andrés Manuel López Obrador, gran amigo y aliado de los sinaloenses aquí, en El Fuerte.

Bienvenido, presidente, a El Fuerte, que además es Pueblo Mágico.

Y debo decirle que de manera muy especial aquí viene El Chepe, el tren de El Chepe, que va y nos conecta a Chihuahua, Barranca del Cobre, y eso ha representado también una gran oportunidad de promoción turística porque es precioso el camino, y eso lo ha hecho y nos ha involucrado en apoyar mucho más a El Fuerte.

El Fuerte es una comunidad que tiene una gran comunidad indígena, mayo y yoreme, y 44 por ciento de la población es indígena. Y fíjense nada más, no es casualidad, hoy es 12 de octubre, Día de la Raza y aquí está el presidente de la República en El Fuerte con esta comunidad.

Y viene a tocar un tema muy sensible, quizás el más sensible de la política pública como es el tema de la salud.

Ningún presidente había venido aquí, a estos hospitales, a recorrerlos, a visitarlos, a sentir y a estar con la gente, con las mujeres, con las enfermeras.

¡Arriba las enfermeras y arriba todos los trabajadores de este gran instituto, de esta gran comunidad médica que se la parten y se la rajan, y dan todo de sí, sobre todo su corazón por atender a tanta gente que los necesita!

¡Arriba el IMSS y arriba las enfermeras del IMSS!

Y la visita del presidente siempre nos deja cosas muy buenas, muy positivas, estamos muy contentos de tenerlo nuevamente aquí, en Sinaloa. Y en el camino se presentan siempre oportunidades de expresión donde se hacen planteamientos muy sentidos y sensibles.

Gracias, presidente, por atender a toda la comunidad, a los productores agrícolas de Sinaloa, porque tienen siempre… son gente aquí, en Sinaloa, usted sabe que se la juega mucho con el país para apoyar la autosuficiencia, la autosuficiencia alimentaria. Y con todo el esquema, el modelo que usted tiene estamos seguros que le dará una gran solidez en el corto y mediano plazo hacia nuestro país.

Gracias, presidente, por todo su apoyo.

Y lo mismo a los pescadores también, donde se tiene que buscar y diseñar mecanismos para que realmente sean apoyados quienes lo necesitan y no lleguen los recursos a los que los intermediarios, a las organizaciones que hemos visto en la historia y en el tiempo que no llegan, que se los ‘clavan’ o los desvían o sabrá Dios a dónde lleguen.

Decirle que aquí en El Fuerte hemos hecho una inversión inédita en alcantarillado, porque hay mucha necesidad de drenaje, de plantas de agua en todas las comunidades indígenas y no indígenas. Se han invertido 80 millones de pesos en todo lo que es la obra hidráulica aquí en El Fuerte en lo que va de mi administración, dos años y 10 meses.

Pero también hemos pavimentado, de las mil 324 calles, con concreto hidráulico aquí en El Fuerte con drenaje, con nueva tubería de agua potable y también con alumbrado público, ¿por qué?, porque apostarle a la mejoría, a la dignidad de las personas; y sobre todo algo muy importante: por toda esa gran corriente de turismo que está llegando acá a El Fuerte, presentarle y antes y un después, porque, ¿qué nos está trayendo?, más empleo, más trabajo, más derrama económica. Por eso no hay que dejar de invertirle, como se está haciendo, en equipo, con su apoyo, para que El Fuerte tenga esa proyección y esa fortaleza en apoyo a las comunidades indígenas, pero también a que cada vez nos visite y venga más fuerte.

¡Arriba El Fuerte!

Y muy contentos, además, de sumarnos con el presidente a este nuevo programa de infraestructura educativa para mejorar las escuelas que mucho lo requieren y lo demandan, sobre todo aquí, en las comunidades indígenas preferentemente.

En el gobierno del estado estamos listos, presidente, para sumarnos a ese gran programa y entrarle con todo para poder avanzar más rápido, porque en equipo es como podemos caminar más rápido.

¡Arriba el presidente López Obrador!

Y bueno, ayer fue un día que terminó muy bien en Guasave porque se inauguró el nuevo estadio de Guasave, regresaron los Algodoneros de Guasave, tienen que ganar y echarle todos los kilos, es todo un reto, pero bueno; el play ball ya está cantado aquí en Sinaloa, y qué bueno que el presidente nos haya hecho, el gusto, el honor.

Es un hombre de palabra, lo que dice lo cumple. Aquí están los Algodoneros de Guasave, pero también nos trajo a Los Sultanes de Monterrey, que mucho nos va a ayudar para que en Monterrey se sepa cada vez más de Sinaloa, que podamos traer más turistas, podamos vender más, podamos intercambiar más con ese gran mercado que es Nuevo León.

Así es que bienvenidos a la Liga Mexicana del Pacífico, y estoy seguro que ganará un equipo de Sinaloa.

¡Arriba El Fuerte y puro Sinaloa!

MODERADORA: Enseguida hace uso de la palabra el director del Hospital Rural El Fuerte, doctor Louis Albert Reid Espinoza.

LOUIS ALBERT REID ESPINOZA, DIRECTOR DEL HOSPITAL RURAL EL FUERTE: Buenos días.

Señor presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador; distinguidas autoridades que nos acompañan; compañeros del hospital y de la zona de servicios médicos; público en general.

Sean todos bienvenidos a El Fuerte, maravilla natural de Sinaloa para el mundo, poseedor de grandes atractivos naturales y turísticos, como el circuito de Mar de Cortés, Barranca del Cobre y su recorrido por el Tren Chepe de Chihuahua a Pacífico, además de otros sitios históricos y culturales de arraigadas tradiciones indígenas de mayo y yoreme, como la Danza del Venado.

El Fuerte tiene una historia de casi 500 años. Fue fundado como Villa de San Juan Bautista de Carapoa y la construcción de un fuerte fue necesario para defender de los colonizadores de los ataques de los nativos, llamando al nuevo asentamiento Fuerte de Marqués de Monteclaros, para luego dar origen al municipio de El Fuerte.

Por eso y por muchas otras razones me siendo muy afortunado de trabajar para la población de El Fuerte, gente noble, humilde, honrada y trabajadora, con la cual sin duda tenemos un gran compromiso.

Con la aplicación de nuestro Modelo de Atención Integral a la Salud, hemos logrado que miles de personas construyan un mejor futuro a través de la atención completamente gratuita que se otorgan en las unidades médicas de este generoso programa.

Señor presidente:

Quiero decirle que nací en Perú, llegué a este hermoso país hace 30 años y mi familia es mexicana. Hace 12 años laboro en este programa y tengo dos hijos que también estudian medicina porque decidieron seguir mis pasos en esta noble carrera, lo cual me llena de orgullo.

Estudié la licenciatura de medicina en Guadalajara y la especialidad de urología en mi país; regresé nuevamente a Sinaloa donde estudié la maestría en salud pública, me he desempeñado como coordinador de enseñanza y de vigilancia epidemiológica en este hospital, y actualmente tengo el gusto de ser el director desde hace un año.

Este hospital tiene 42 años de ofrecer servicios desde que era IMSS-Coplamar, y en este nuevo edificio laboramos desde hace 21 años; tiene una plantilla de 138 trabajadores y atiende a casi 162 mil personas de la región que radican en siete municipios, entre ellos Choix, Sinaloa de Leyva, Ahome, Mocorito y Salvador Alvarado; además de atender a 12 mil derechohabientes del instituto.

Contamos con zona de servicios con 58 unidades médicas rurales, algunas muy distantes, como la de San José de Gracia, que queda a 12 horas de distancia.

Y por último, también atendemos a pacientes de Sonora y de Chihuahua, de los municipios de Guachochi e Hidalgo del Parral, población principalmente rarámuri.

El Hospital El Fuerte cuenta con 27 camas censables, es obstétrico y en un año se atienden un promedio de mil 200 partos, además de 54 mil consultas, 10 mil urgencias y casi dos mil 800 egresos hospitalarios y 400 cirugías.

Tenemos como apoyo fundamental un albergue comunitario que tiene una capacidad de 17 personas, el cual siempre está lleno, registrándose en el 2018 más de ocho mil usuarios y teniendo una ocupación de 133 por ciento.

Señor presidente:

En IMSS-Bienestar trabajamos bajo la premisa de optimizar nuestros recursos; sin embargo, necesitamos de su apoyo para la ampliación del servicio de urgencias, de un espacio físico para el CARA y la ampliación del albergue.

Asimismo, y por términos de vida útil, requerimos la renovación de sus equipos médicos y electromecánicos, la sustitución de la ambulancia, la cobertura de residentes de pediatría y la revisión de la plantilla del hospital para cubrir todos los turnos.

No obstante estas áreas de oportunidad, le comento que el hospital logró hace cuatro años su acreditación en calidad y seguridad para la atención médica, y para el próximo noviembre tenemos programada la evaluación para obtener la nominación de Hospital Amigo del Niño y de la Niña.

En relación a la atención de alta especialidad en este hospital se han realizado cinco jornadas quirúrgicas desde su creación en diferentes especialidades, pero apenas el mes pasado se realizó una en mi especialidad, de urología, en donde se pudo beneficiar a 101 pacientes, a los cuales se les realizó 141 procedimientos quirúrgicos, principalmente eran pacientes de la tercera edad, a los cuales se les pudo ayudar a recuperar un mejor nivel de vida, ya que durante largo tiempo estuvieron atados a usar sondas de Foley por padecimiento de la próstata y de las vías urinarias.

Señor presidente:

Concluyo diciendo que me siento muy orgulloso porque este hospital recibe hoy su presencia. Y coincidentemente con su grata presencia, hoy es 12 de octubre, Día de la Raza, por lo que con mucho orgullo le comento que por mi sangre corre sangre afroamericana, sangre mestiza y de la milenaria cultura inca, es decir, soy de todas las sangres y de todas las razas, como muchos de mis hermanos mexicanos de esta gran nación.

Hoy me uno a su gran esfuerzo por mejorar la atención de las personas que viven con las mayores carencias en los lugares más dispersos y alejados, y soy fiel testigo de cómo usted brinda su apoyo a las personas más pobres de este país, tal como necesitan muchos pueblos de Latinoamérica.

Muchas gracias, señor presidente…

MODERADOR: Solicitamos al director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, maestro zoé Robledo, nos dirija un mensaje.

ZOÉ ROBLEDO ABURTO, DIRECTOR GENERAL DEL INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL (IMSS): Muchas gracias, amigas, amigos de El Fuerte y de todos los municipios que se han dado cita el día de hoy.

Con su permiso, señor presidente.

Quiero ser muy breve, porque además estoy seguro que ya tienen ganas de escuchar al presidente López Obrador. Y para decirles lo que les voy a decir no hay que usar muchas palabras, porque lo más importante dentro de estas giras es venirles a decir: Gracias al personal de IMSS-Bienestar.

A todos, a todas, a los médicos, a los residentes, a los pasantes, a las enfermeras, a los que trabajan acá en el hospital y a los de las unidades médicas rurales, a la gente de administración, de servicios generales, de conservación, desde luego a los amigos del Acción Comunitaria, a las voluntarias de salud también, los jóvenes del CARA, la nutrióloga, la sicóloga, los jubilados del Seguro Social también. A todas y a todos.

Decirles gracias por una razón: porque durante muchos años en los que nuestro país desafortunadamente se contagió de este mal llamado neoliberalisimo, nos dejó un sistema de salud muy frío, muy fragmentado, muy lejano de la gente; y a pesar de eso, ustedes mantuvieron una serie de principios, una serie de valores que hoy hay que reconocer y destacar para lo que viene, pensando hacia adelante.

La idea de que la estadística, los datos duros en una computadora es la única forma como alguien puede conocer la realidad, ustedes demostraron -el personal médico y todos- demostraron que la realidad hay que ir a conocerla así como lo estamos haciendo, es la única forma, acudiendo a donde están los problemas como se pueden estos conocer cuando se quiere actuar para transformar una realidad que no está bien.

Reconocer también que este Modelo de Atención Integral a la Salud durante los últimos 40 años, desde su nacimiento como IMSS-Coplamar, ha demostrado que la prevención a los problemas de la salud a partir de la acción comunitaria es tan importante como la atención médica. Por eso el reconocimiento siempre a la gente de Acción Comunitaria que está con nosotros desde hace muchos años.

Y también decir que una de las claves del programa y de las cosas que nosotros debemos valorar es que esta idea equivocada de que las decisiones se toman de lejos, se toman desde arriba y no involucran a la sociedad, se ha demostrado que hace mucho daño y que lo mejor que se puede hacer es involucrar a la comunidad, hacerla parte de la atención.

Por eso, las voluntarias de salud que están aquí hoy con nosotros: Alicia Sinaoquí, Irma Elsa Anaya, Francesca Rosas Orduño, María Guadalupe Lugo, Marisela Valdez, a todas ellas, darles un aplauso por su gran trabajo. Portan su color distintivo porque es motivo de orgullo, de frente a su sociedad, frente a su comunidad, frente al resto de la población; decir que ellas lo hacen de manera desinteresada, lo hacen porque es lo correcto.

Y eso es lo que ha ocurrido aquí. No se sopesó si era difícil, si era complicado venir a un lugar como El Fuerte o cualquiera de las unidades médicas rurales u hospitales que tenemos, no se valoró si era difícil, se valoró y ustedes valoraron que era lo correcto, era lo que tenían que hacer.

Finalmente, decirles que efectivamente comparto lo que dice el gobernador y el director del hospital, nada es casualidad que estemos el 12 de octubre aquí, es motivo -estoy seguro- de un nuevo momento para la salud en Sinaloa y en todo el país.

Yo no le diré Día de la Raza, hoy es el día del respeto a la diversidad cultural e indígena de toda América Latina. Y miren que mejor forma de celebrarlo. Les está hablando aquí un maya quiché de la Sierra Madre de Chiapas en un hospital que atiende mayos, rarámuris, tarahumaras y está dirigido por un inca. Entonces, realmente, podemos decir que se demuestra nuestro respeto a esta diversidad.

¡Que viva El Fuerte!

¡Que viva IMSS-Bienestar!

Muchas gracias y muy buenas tardes

MODERADORA: Damas y caballeros, escuchemos el mensaje que nos dirige el presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Andrés Manuel López Obrador.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Amigas, amigos de El Fuerte, de Choix y de pueblos, ejidos, comunidades, municipios de Sinaloa y también de Chihuahua, de quienes nos visitan de otras partes de nuestra República y del extranjero, paisanos nuestros, migrantes que están aquí también con nosotros:

Estamos visitando de nuevo todos los pueblos, lo vamos a seguir haciendo, no vamos a separarnos, a divorciarnos del pueblo, no es de ya ganamos y nosotros a gobernar y ustedes a sus quehaceres. La democracia es gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo; o sea que nos vamos a estar encontrando.

Y ahí vamos a ir organizándonos porque no queremos impedir a nadie que se acerque y que plantee sus cosas, venimos a recoger los sentimientos de la gente, pero necesitamos organizarnos.

Por ejemplo, de Mochis a acá nos pararon en la carretera como 10 veces, y nos decían… y eso no sólo es aquí en Sinaloa, como esto se transmite a todo el país, estoy aprovechando para mandar el mensaje a todo México, lo mismo en Oaxaca, lo mismo en Chihuahua, lo mismo donde vamos, que como toca visitar El Fuerte y no estamos en municipios cercanos, pues la gente también quiere vernos y me pide que yo me baje: ’Bájese, bájese’. Y no es por faltar al respeto, yo tengo mucho amor por el pueblo, pero si me voy bajando no llego, no llegaría aquí a El Fuerte .

Y de aquí -fíjense mi programa de hoy- tengo que irme al aeropuerto de Los Mochis y de ahí volar a Tijuana, y hoy mismo a las seis de la tarde tengo que estar en San Quintín, Baja California Sur, Baja California, San Quintín, y ya no hay avión presidencial ni hay helicóptero. Entonces, tengo que llegar puntual porque si no, me deja el avión.

Les tengo que explicar esto ¿para qué?, para que… desde luego saludo de paso, rápido me entregan sus escritos, me los llevo y tengan confianza que yo voy a cumplir todos mis compromisos.

Pero ayúdenme porque se me ponen a veces enfrente de la camioneta y no pasa.  Yo no -pues claro que tenemos paciencia- yo no traigo además guaruras, no me gusta, ofrezco disculpas por utilizar ese término, no traigo guardaespaldas, ya no existe el Estado Mayor Presidencial.

¿Saben cuántos cuidaban al presidente?

Ocho mil elementos. Eso ya desapareció, todos esos elementos ya están en la Secretaría de la Defensa, en la Guardia Nacional, para cuidar al pueblo. Al presidente lo cuida la gente, y el que lucha por la justicia no tiene nada que temer.

Entonces, ¿cómo hacerle? Les explico:

Entréguenme sus planteamientos, yo escucho todo. También procuren -que es una recomendación respetuosa, cariñosa, fraterna- hacer a un lado las diferencias políticas electorales, porque no estamos en campaña, ahora estamos gobernando y la patria es primero. Tenemos que unirnos todos, ya cuando venga la elección que cada quien agarre su partido y ahí sí vamos a pelearnos de manera pacífica; y a convencer, no a imponernos, y vernos como adversarios, no como enemigos, adversarios a vencer, no enemigos a destruir. Tiene que haber mucho amor, tiene que establecerse en México la República amorosa, fraterna.

Y que tengan también presente cuál es la forma de gobierno que poco a poco se tiene que ir internalizando. Miren, son muchos los problemas. Madero, cuando enfrentó a Porfirio Díaz, utilizó una frase bíblica, dijo: ‘El pueblo de México tiene hambre y sed de justicia’. Así estamos, hay que saciar esa hambre, esa sed de justicia, pero tenemos que saber hacerlo.

Tenemos que atender primero lo más urgente. ¿Quiénes son los que deben de ser atendidos primero?, ¿cuál es la población preferente?, si lo banalizamos así. Bueno, nosotros pensamos que hay que darle preferencia a la gente humilde. Por el bien de todos, primero los pobres. Eso es una definición, atender a todos y escuchar a todos, respetar a todos, pero darle preferencia a la gente humilde, a los más necesitados, ponernos de acuerdo en eso.

Segundo, que los programas que se necesiten para mejorar las condiciones de vida y de trabajo para que la gente sea feliz procuren llegar al mayor número de personas, que no sean programas experimentales, no es que se está aplicando este programa en tres comunidades y ahí se está ayudando a la gente, pero ¿a cuántos?, a 500, a mil. No, somos más de 120 millones de mexicanos.

¿Cómo procuramos que los programas beneficien a la mayoría?, ese es otro punto de la estrategia. Por eso decidimos iniciar con los programas de más impacto, de más apoyo colectivo, social.

El caso de los adultos mayores, por ejemplo, este es un programa que tiene ese propósito. Ahí se está llegando al 100 por ciento de todos los adultos mayores. Hay ocho millones de adultos mayores en el país y ya está establecido el derecho a la pensión, ya no están recibiendo mil 160 pesos, sino dos mil 550 pesos, todos.

Pero ya podemos hacer una encuesta. Ustedes, cualquier ciudadano que vea a un adulto mayor, un anciano respetable, un veterano, y que le pregunte: ‘A ver, ¿estás recibiendo tu apoyo?, ¿los dos mil 550?’ Hagan la encuesta, y cuando menos de cada 10, nueve ya están recibiendo ese apoyo.

Entonces, ¿qué significa?, que ya está llegando ese apoyo a las casas. Si es un adulto mayor pues son dos mil 550 pesos bimestrales, si es una pareja de ancianos ya es del doble, ya es una ayuda.

Lo segundo, también así general, decidimos que todas las niñas, niños pobres con discapacidad, su pensión. Ya llevamos como 800 mil pensiones, ya podemos decir con mucha satisfacción que la mayoría de niñas, niños con discapacidad tienen esa pensión de dos mil 550 pesos.

Aquí, por ejemplo, en el caso de El Fuerte para ese programa mil seis niñas y niños aquí en El Fuerte, en el municipio.

Así también, general, la becas.

¿Saben cuántas becas ya estamos entregando?

Casi 11 millones de becas, como nunca en la historia de México. Me llena de orgullo eso, porque yo pude terminar mi carrera, yo estudié por una beca, si no, no hubiese terminado la carrera y estoy obligado a apoyar a los estudiantes.

Ya aquí de manera específica y como ejemplo, aquí en El Fuerte, tres mil 134 becas para estudiantes del nivel básico, tres mil 134 becas.

También 168 apoyos para niñas y niños de estancias infantiles.

Todos los de El Fuerte, los del municipio de El Fuerte están estudiando en la preparatoria, hasta ahora tres mil 203, nada más me faltan unos que me pararon en la carretera.

Tres mil 203 sus becas, mil 600 pesos bimestrales.

Ya aquí en El Fuerte ya están recibiendo mil 73 estudiantes de nivel superior, mil 73 están recibiendo dos mil 400 pesos mensuales de beca aquí en El Fuerte.

Aquí en El Fuerte hay 378 jóvenes que no estudiaban, que no tenían empleo, que fueron contratados en el programa Jóvenes Construyendo Futuro y se les están pagando tres mil 600 pesos mensuales para que se capaciten, se les está dando trabajo como aprendices en talleres, en comercios, en empresas.

Lo que queremos es que no haya un joven sin estudio, sin oportunidades de estudio y sin oportunidades de trabajo. Ya tenemos que atender a los jóvenes, ya basta con darle la espalda a los jóvenes, con discriminar a los jóvenes, con sólo llamarles como era antes, ninis, que ni estudian ni trabajan, y nunca hicieron nada por los jóvenes.

Ya cuando el joven agarró el camino de las conductas antisociales, lo único que hicieron fue reprimirlos, masacrarlos. Eso ya no. Las cárceles están llenas de jóvenes, los que pierden la vida son jóvenes porque no han sido atendidos.

Ahora van a tener estudio y van a tener trabajo. No se las vamos a poner fácil a las bandas de delincuentes, no es de que: ‘Vénganse los jóvenes, no tienen nada qué hacer, no tienen trabajo, y los vamos a enganchar para que se dediquen a actividades ilícitas’. No. Ahora vamos a ver cómo nos va porque a los jóvenes los vamos a jalar nosotros, los vamos a abrazar, los vamos a proteger para que siempre tomen el camino del bien.

Aquí, aprovecho también, para decirles que se va a seguir apoyando a los productores del campo. Aquí en Sinaloa esto ha generado alguna inconformidad, pero sobre todo por falta de información. Miren, dos cosas:

Primero, de que va a continuar el llamado Procampo, se va a seguir apoyando, nada más que ya ningún programa se va a entregar a organizaciones sociales o civiles, nada de: ‘Yo soy de la Organización Campesina Independiente Emilia Zapata, y dame a mí el dinero, y yo lo voy a repartir a la gente’. No primo hermano, eso ya se acabó, así no, porque no llega o llega con moche, con piquete de ojo.

¿Qué hacen las organizaciones?

No todas desde luego, pero muchas veces agarran el presupuesto, les daban en la Secretaría de Agricultura, ahora hasta por eso algunos están diciendo: ‘¡Qué barbaridad!, están bajando el presupuesto de Agricultura’. Claro que lo estamos bajando, pero está subiendo para los campesinos, está bajando para las organizaciones. Agarraban el dinero del presupuesto y cuando mucho le daban a la gente despensa, frijol con gorgojo y ellos se quedaban con la mayor parte.

Ya no va a ser así, directo todos los beneficios, su tarjeta al adulto mayor, al becario, al beneficiario por una pensión al productor. Todo va a manejarse de esa forma.

Lo mismo, dicen: ‘Los precios de los productos básicos’.

¿Saben qué pasaba, hablando en plata?

Que todo el subsidio para el campo se quedaba arriba y no llegaba nada al productor abajo, a los pequeños productores; ahora es al revés, es arriba los de abajo, ya cambió esto, arriba de los abajo, primero los pobres.

Que no me vengan aquí a decir que eso está mal, porque eso tiene que ver con el humanismo y con el cristianismo, que tiene que ver con todas las religiones.

¿De qué sirve ir a la iglesia todos los domingos o a los templos, si va uno a estar practicando en los hechos realmente la religión del egoísmo, no la religión del humanismo?

Aclaro, primero los pequeños productores, ahí Precio de Garantía, cinco mil 610 pesos para la tonelada de maíz para ejidatarios, pequeños propietarios, hasta 20 hectáreas, producción cinco toneladas, en el caso del maíz.

En el caso del frijol 14 mil 500 pesos la tonelada. Ahí ya aumentamos hasta 30 hectáreas para el productor.

Bueno, estoy consciente de que es mejor producir en México lo que consumimos que comprarlo en el extranjero. Por eso vamos a apoyar también a los medianos y a los grandes, pero primero los pequeños. Así estamos poniendo orden.

Vamos a empezar a establecer estos Precios de Garantía. Se va a comprar maíz, frijol, el trigo, el arroz; el precio de la leche, ocho pesos 20 centavos el litro para que el productor vea compensado su esfuerzo.

Entonces, que nadie se deje manipular, vamos a apoyar como nunca al campo de Sinaloa; y vengo a hablando con el gobernador de fortalecer a Sinaloa como la entidad más importante en producción de alimentos granero nacional.

Y ya que hablé de esto, decirles que me llevo bien con el gobernador de Sinaloa.

¿O qué quieren?, a ver, ¿que yo me pelee con él? Yo no me estoy peleando ahora, ya vienen… nos han querido poner a pelear con el gobierno de Estados Unidos, con el presidente Trump, yo he dicho: Lo que diga mi dedito.

¿Saben para qué es la política, entre otras cosas? ¿Saben para qué se inventó la política?

Para evitar la confrontación, para evitar la guerra, esa es la buena política.

Les comento también. ¿Cómo no voy a trabajar de manera coordinada con el gobernador Quirino Ordaz, si le propuse ayer un programa?

Miren, hay más de cuatro mil escuelas primarias en Sinaloa, están muy mal, en mal estado, se está derrumbando los techos, no tienen mobiliario, no hay baños, no hay agua, están dando clases en casas hechas de manera precaria, ahí están los niños, no tienen ni para sentarse.

Le propuse: Vamos a echar a andar un programa de manera conjunta para mejorar las cuatro mil escuelas primarias de Sinaloa. Pero ¿cómo lo vamos a hacer?

Ya no va a bajar el dinero por la Secretaría de Educación Pública. ¿Se acuerdan lo que era el CAPFCE? No sé cómo se llama ahora, ahora ni siquiera ya se sabe el nombre de esos organismos. Bueno, baja, baja ahí y luego al estado y ya no llega a la escuela.

¿Ahora cómo vamos a actuar?

Se hace una asamblea en cada escuela de padres de familia, elige un comité y le vamos a entregar cada año el presupuesto que le corresponde a cada escuela a ese comité, para que con ese dinero los padres de familia y su comité les resuelvan qué es lo que van a hacer para mantener en buen estado la escuela. Ese es el plan.

De la Tesorería de la Federación va a bajar el cheque para las cuatro mil escuelas de Sinaloa de acuerdo al número de alumnos: de cinco a 50 alumnos -porque hay muchas escuelas pequeñas que un maestro, dos maestros atienden a los seis grados, por eso se llaman multigrados-  de cinco a 50, que son las comunidades más pequeñas, 150 mil pesos, ese es su presupuesto; de 50 a 150, 200 mil; de 150 hacia adelante, 500 mil a cada escuela.

Estamos nada más recomendando que a la hora de hacer el comité se procure que el tesorero sea mujer. Ya no voy a explicar más, porque esto genera mucha polémica, pero se está haciendo esa recomendación respetuosa.

Y vamos a seguir apoyando a El Fuerte, vamos a apoyar a este municipio histórico, importante, El Fuerte, que lo he visitado en varias ocasiones, porque nos llevó muchos años triunfar, varios años y vine aquí al Fuerte, he estado en El Fuerte no menos de 10 veces.

Pensaron estos que nos iban a robar la Presidencia la primera vez y ya nos íbamos a ir y les íbamos a dejar libre el terreno. No. Nos la robaron la primera vez y le seguimos; segunda vez y le seguimos; y la tercera fue la vencida.

Por eso también les digo a los que están ahí planteando sus demandas, hasta les recomiendo, hay que ser perseverante. Ayúdenme todos, porque no crean que el presidente da una instrucción y de inmediato ya se cumple. No, me dejaron un elefante echado, reumático, mañoso, esto es el gobierno. Hay que pararlo, hay que ponerlo de pie y hay que empezarlo a empujar para que camine, un cuerpo de avance lento, eso es el gobierno; no estaba preparado el gobierno para servir al pueblo, estaba preparado para robar, para saquear.

Y ahora es otra cosa, por eso, todos estos programas, lo de la escuela. ¿Para qué es?, para que gobernemos juntos, que me ayuden; además, ¿dónde hay más honestidad?, en el pueblo, en las comunidades, en las familias.

La corrupción no es como quisieron hacernos creer de manera perversa, equivocada, un asunto cultural. Una vez alguien dijo que la corrupción era parte de la cultura del pueblo de México, imagínense cuánta ofensa. Claro que no, abajo hay todavía una gran reserva de valores culturales, morales, espirituales para regenerar la vida pública del país.

Allá arriba, allá me encargo yo, allá no se preocupen, ya no hay corrupción, ya puedo sacar aquí mi pañuelito blanco, se acabó la corrupción, porque depende el presidente. Nada de que el presidente no sabe, que el presidente tiene buenas intenciones, pero lo engañan, que el presidente no está informado. Mangos, el presidente tiene toda la información y los negocios más jugosos, las transas más grandes que se hacen en el país llevan el visto bueno del presidente. Nada de que no sabía el presidente.

Por eso no es ningún problema acabar con la corrupción, porque si el presidente dice: Se acaba la corrupción, se acaba la corrupción. Me canso ganso.

Vamos a seguir gobernando con transparencia, con democracia, con honestidad y nos vamos a seguir encontrando.

Yo voy a seguir recorriendo los pueblos. Ya al principio nada más aproveché aquí en El Fuerte para fijar estos lineamientos de que nos dejen pasar rápido, que nos tengan confianza, porque si no, no llegamos, nos dejan los aviones, son aviones de línea.

¿Saben cuánto iba a costar el avión presidencial?

Siete mil millones de pesos.

¡Cómo creen que yo me iba a subir a ese avión! Es ofender al pueblo de México.

¿Cuánto tiene El Fuerte de presupuesto?

Doscientos 60 millones anuales.

¿Y el avión presidencial que compraron estos?

Siete mil millones de pesos.

¿Cuántos años del presupuesto -a ver, Zoé, de El Fuerte?

ZOÉ ROBLEDO ABURTO: Veintisiete años.

PRESIDENTE ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR: Veintisiete años del presupuesto de El Fuerte lo que costó el avión presidencial. Está en venta ya en California, y estamos vendiendo toda la flotilla de aviones, de helicópteros del gobierno.

El año pasado todavía, además de ese avión compraron, cinco… no, seis jets modernos para los altos funcionarios públicos, cada jet mil millones de pesos. Seis helicópteros también de lujo para el traslado de funcionarios, también en promedio, mil millones por cada helicóptero. Usaban los helicópteros hasta para ir a jugar golf. Todo eso ya se terminó.

Ya también -por eso están enojados algunos, ya se les va a pasar- ya no hay pensión para los altos funcionarios públicos, los presidentes.

¿Saben cuánto recibían en total?

Cinco millones de pesos mensuales de pensión, se rayaban.

Ya no hay sueldos de 700 mil pesos mensuales, eso ganaba el director del Infonavit, 700 mil pesos mensuales. Estamos bajando los sueldos, ya hay una ley nadie puede ganar más de lo que recibe el presidente de la República, 108 mil pesos mensuales, yo me bajé el sueldo a menos de la mitad, sin compensaciones.

¿Y por qué estamos bajando el sueldo de los arriba?

Porque vamos a aumentar -ya lo empezamos a hacer- el sueldo de los abajo, eso es justicia laboral.

Y vengo aquí al El Fuerte, al hospital, a decirles a todos los trabajadores del sector salud que vamos a mejorar todo el sistema de salud pública en el país, por eso estoy haciendo este recorrido visitando los hospitales del IMSS-Bienestar.

Ya con este hospital son 76, ya nada más nos faltan cuatro, hoy hacemos otro en San Quintín y vamos por tres: es uno en Tlaxiaco el que nos falta, en Oaxaca, y uno en San Luis Potosí y uno en Zacatecas, en Pinos, y ahí la visita a los 80 hospitales. Y ya aquí todos los que estamos, que tenemos que ver con el asunto, ya sabemos lo que está sucediendo y lo que se necesita.

Aquí está el secretario de Salud, Jorge Alcocer, que se los presento, no es para presumir, pero es investigador del Instituto de Nutrición, Premio Nacional de Ciencias es el secretario de Salud. Lo más importante de todo -eso de que es una eminencia pues sí- pero lo más importante es que es un hombre sensible, es un buen ciudadano, una gente de buen corazón, una gente honesta, él es el secretario de Salud del gobierno.

Ya escucharon a Zoé, de primera también, el director del Seguro.

Y aquí está el maestro Juan Antonio Ferrer Aguilar, que es el titular del Instituto Nacional de Salud para el Bienestar. Este instituto se está creando y es el sustituye al llamado Seguro Popular, que ni era seguro ni era popular. Entonces, ahora este instituto es el encargado para garantizar la atención médica y los medicamentos gratuitos a toda la población. Garantizar lo que establece el artículo cuarto de la Constitución: el derecho a la salud del pueblo de México.

También está aquí Luis Antonio Ramírez Pineda, director del Issste, porque también tenemos que mejorar mucho las clínicas del Issste.

Es la Secretaría de Salud, el Seguro en sus dos sistemas de atención: el régimen ordinario y el IMSS-Bienestar para población abierta; y el Issste, todo lo que es el sector salud.

Vamos a incrementar el presupuesto del sector salud en 40 mil millones de pesos para mejorar la salud, todo lo relacionado con la atención médica. Cuatro acciones, para eso van a ser estos incrementos.

Primero, que no falten las medicinas, que no haya escasez de medicinas. Nada de que 120 claves para unidades médicas rurales y aquí 300, y en el régimen ordinario 600 y en un hospital de tercer nivel, mil, mil 200 claves. No, todas las medicinas que se necesiten, no puede haber discriminación, tenemos que tener todas las medicinas.

Que aquí en este hospital haya medicina para preparar a un infartado, porque si no se tiene la medicina aquí no alcanza a llegar a donde se tenga una clínica de tercer nivel, sea en Los Mochis, o para hacer una intervención. Entonces, aquí se puede atender si se tiene la medicina; si no hay la medicina, se muere en el camino.

Entonces, lo primero es que no falten las medicinas hasta en las comunidades más apartadas, nada de que está muy lejos.

¿Cómo llega la Coca-Cola?, ¿cómo llegan las Sabritas? ¿Cómo no va a llegar la medicina?

Para eso hay un responsable, el doctor Alejandro Calderón Alipi, que está aquí, él es el responsable que no falten las medicinas.

No es amenaza, ni advertencia ni nada de eso, pero vamos a poner un periódico mural aquí en el hospital y en las unidades médicas, en los centros de salud, y ahí va a aparecer el doctor Alejandro Calderón Alipi, su fotografía, su dirección, su responsabilidad, su teléfono. ¿Falta medicina? Ya saben quién es el responsable. Él ya va a ver la forma de que… si está contestando el teléfono permanentemente, busca el mecanismo, pero se va a tener ese teléfono para comunicar.

Lo segundo, que no falten enfermeras, médicos, especialistas. Imagínense aquí, que no tienen pediatra, pero no es sólo en este hospital que faltan pediatras en los 80 hospitales, que yo creo que es la especialidad en donde hay más vacantes la de pediatría, de los especialistas.

Vamos a resolver esto, la verdad es que faltan médicos y faltan especialistas en México, porque estos corruptos, como no querían apoyar la educación pública, rechazaban a los jóvenes que querían estudiar medicina, como todos los que querían estudiar con la mentira de que no pasaban el examen de admisión, cuando en realidad no había presupuesto, no había espacio y por eso los rechazaba.

En la escuela de medicina, en la UNAM, aplicaban un cuestionario, lo aplican todavía, 120 preguntas; y deciden, si hay 10 mil solicitudes, pues van a ingresar 500. Entonces, ¿cómo le hacemos?, 120 preguntas, pues van a pasar los que contesten bien 118 para arriba, 119 y 120; entonces, el que contesta bien 117 preguntas de 120 ya no, para afuera. Entonces, no es que no pasen el examen, es que no hubo espacio.

Esto tiene un mar de fondo, porque lo que querían con esta política era que estudiara el que tuviera para pagar colegiatura, era la privatización de la educación. Yo no estoy en contra de eso, el que tiene para pagar una escuela privada lo puede hacer, pero el gobierno está obligado a garantizar la educación pública, gratuita, de calidad en todos los niveles escolares.

Entonces, todo este periodo de política neoliberal era dejar al mercado la educación como si fuese una mercancía.

¿Qué sucedió en los primeros tiempos?

Sí creció la matrícula de las universidades privadas, pero llegó el momento en que se estancó, porque ¿de dónde saca la mayoría de la gente para pagar una colegiatura, por muy baja, de tres, cuatro mil pesos? No tienen.

Bueno, entre otros problemas, además que se rechazaban 300 mil jóvenes cada año… Imagínense la irresponsabilidad ¿que no es mejor tener a los jóvenes estudiando que tenerlos en la calle?

Imagínense el daño que causaron y todavía quienes dicen: ‘No, estaba mejor antes’. Sólo que sean masoquistas.

Bueno, tenemos que resolver eso. Estamos abriendo escuelas de medicina y vamos a resolver que no falten los médicos y también pagarle más al pediatra que venga a trabajar a El Fuerte, más que el pediatra que está en Los Mochis o en Culiacán o en la Ciudad de México; pagarle más a los que trabajan en hospitales como este. Y para eso aquí está el doctor,  que también va a el periódico mural. Cuando falten los especialistas, los médicos, es Alejandro Svarch Pérez, doctor.

Antes hasta se reían cuando los presentaba yo. Ahora están serios, porque ya saben, ya saben lo que les va a corresponder.

Bueno, lo tercero, la infraestructura, mejorar los centros de salud, los hospitales, en el caso del albergue, cambiar el equipo médico, el que podamos tener equipo adecuado, porque hay equipo médico que ya está para el museo. Y en eso también hay un responsable: el arquitecto Carlos Sánchez Meneses, que está aquí con nosotros.

Y el punto cuatro, ese es un compromiso que estoy haciendo, vamos a basificar a todos los trabajadores de la salud, del Issste, del Seguro y de la Secretaría de Salud. Hay más de 80 mil que están trabajando como eventuales.

Aquí nada más, miren el trabajo tan importante de todos, porque esto es un equipo. Son importantes los administrativos, son importantes los que se encargan del mantenimiento, son importantes las enfermeras, son importantes los médicos.

Bueno, el que maneja la ambulancia -que también por ejemplo aquí hay que cambiar la ambulancia- todos son importantes, pero es un muy importante la nutrióloga, ¿de dónde vienen las enfermedades que más están afectando?, de la mala alimentación, de consumir productos chatarra, de no alimentarnos sanamente. Entonces, necesitamos nutrióloga.

¿Qué otra cosa?

Sicóloga. La sicóloga de aquí lleva 12 años por contrato, eso no es justo. Entonces, vamos a basificar empezando por la antigüedad, nada de influyentismo, nada de recomendados. Eso al carajo, ya eso ya se acabó.

Los que tengan más antigüedad ahí vamos a empezar, y vamos a basificarlos poco a poco, vamos a empezar con seis mil ya este mismo año, seis mil nuevas bases. Y aquí está el encargado de esto, Víctor Manuel Lamoyi Bocanegra, también va ahí a la pizarra.

Y vamos en el transcurso del gobierno, no lo vamos a poder hacer de la noche a la mañana, pero es mi compromiso, antes de que yo termine mi mandato como presidente van a quedar basificados todos los trabajadores de la salud en nuestro país. Ese es un compromiso y lo vamos a cumplir.

Conozco -ya termino- este programa, porque inició hace 40 años como IMSS-Coplamar, y hace 40 años yo era director del Instituto Nacional Indigenista en Tabasco, así como la cultura mayo, allá es la cultura maya chontal, trabajé de 1977 a 1982, seis años en comunidades indígenas, ahí aprendí a trabajar para la gente humilde y para la gente pobre.

Y en ese tiempo era yo director del INI y era yo delegado de Coplamar en Tabasco, y fue cuando iniciaron la construcción, cuando se inició el programa de las unidades médicas y de los hospitales, hace 40 años. Primero fue IMSS-Coplamar, luego cambió de nombre, IMSS-Solidaridad, IMSS-Progresa, IMSS-Oportunidades, IMSS-Prospera, y ahora IMSS-Bienestar, pero es lo mismo; claro, esta va a ser la mejor etapa desde que nació ese programa.

Me dio mucho gusto estar con ustedes. Qué mejor conmemoración del día de nuestras culturas, no me gusta lo de raza, se los digo así de manera sincera, puede ser el día de las culturas de México, de América Latina, del Caribe y del mundo, el día de las culturas. Que mejor que estar aquí en El Fuerte, en este pueblo con tanta historia y con tanta cultura.

¡Que vivan los pueblos originarios!

¡Que viva El Fuerte!

¡Que viva Sinaloa!

¡Viva México!

¡Viva México!

¡Viva México!