Inicio Sector Social La enseñanza remota ha replanteado los procesos de docencia y aprendizaje

La enseñanza remota ha replanteado los procesos de docencia y aprendizaje

*Profesores y alumnos de la Unidad Iztapalapa de la UAM discutieron el tema en mesa redonda

La enseñanza remota se convirtió en un reto y una posibilidad de replantear la docencia y el aprendizaje, con nuevos mecanismos de impartir clases y formarse, lo cual ha implicado desafíos en los ámbitos personal e institucional, arrojando buenos resultados, coincidieron profesores y estudiantes de licenciatura y posgrado de la Unidad Iztapalapa de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

La incertidumbre por cómo se desarrollaría el trimestre en la modalidad a distancia con el Proyecto Emergente de Enseñanza Remota (PEER) –impulsado por la Casa abierta al tiempo a partir del trimestre 20-I debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19– quedó atrás y demostró ser un área de oportunidad para abrir vías pedagógicas.

No obstante, este tipo de instrucción ha significado algunas desventajas, pues los académicos debieron organizar las clases adecuándolas a un ciclo de nueve semanas y en el trayecto descubrieron que hace falta la socialización en el salón; para los estudiantes de posgrado, aun cuando salvaron el trimestre, su preocupación latente ha sido el trabajo experimental en laboratorio o en campo, así como el riesgo de perder las becas del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Otro momento complicado fue no saber si este sistema funcionaría, “sin embargo, el PEER nos está revelando que podemos hacer las cosas de manera diferente”, mencionaron Angelina Mendoza Parra, María Alejandra Pichardo y Enrique Murillo Durán, matriculados en la Licenciatura en Ingeniería Biomédica, y en los posgrados en Biotecnología y en Biología Experimental, respectivamente.

“Pasamos del desconcierto y la sorpresa a tratar de visualizar espacios de oportunidad, porque en unas semanas entramos a una virtualidad muy beneficiosa para todos y como dice el doctor Raúl Alva García, de la División de Ciencias Biológicas y de la Salud, ‘no hay que bajarnos del tren, porque sigue un curso de acción y flujo de desarrollo que va hacia adelante y ahí vamos a colocarnos’”, expresó el maestro Javier Rodríguez Lagunas, jefe del Departamento de Sociología.

La doctora Margarita Viniegra Ramírez realizó una planeación completa de las horas de clase que implicaba la reducción de un trimestre a nueve semanas, pero lo más difícil fue compartir un taller y aprender a manejarse en la virtualidad para manejar un sitio de aprendizaje colectivo, dijo la investigadora del Departamento de Química en la cuarta mesa redonda Educación remota emergente en la UAM Iztapalapa: experiencia de docentes y de alumnos y alumnas, moderada por la doctora Rubicela Vargas Fosada, coordinadora divisional de Docencia y Atención a Alumnos del citado campus,

La sustitución del pizarrón por la plataforma Zoom no afectará la calidad educativa y “debemos aprovechar las tecnologías de la información para encontrar maneras distintas de aproximarnos a los alumnos y compartir el conocimiento; el reto de la Institución es pensar en el modelo que sirva a todos los estudiantes”, con la idea de que miren la Universidad y digan: “ahí aprendí a ser un ciudadano crítico, analítico y comprometido”, sostuvo Viniegra Ramírez.

Los jefes de Departamento también desplegaron una tarea sustancial, al efectuar seminarios de actualización sobre herramientas de manejo tecnológico, porque pocos profesores estaban habilitados al respecto, refirieron el doctor Juan Gabriel Rivera Martínez y el licenciado Luis Fernando Castro Careaga, adscritos a Biología de la Reproducción e Ingeniería Eléctrica, respectivamente.

Algunos docentes no sabían desempeñarse en esta modalidad, ya que es diferente preparar una clase presencial que una a distancia, en cuyo caso además se debe lograr que el alumno no pierda el interés por aprender, así es que la UAM deberá reconfigurar su modelo, más allá de lo virtual, con una reorganización en la que defina su rumbo, ante “el compromiso con la sociedad mexicana y la humanidad”, anotó Rodríguez Lagunas.

Este es un momento de disyuntiva para considerar “nuestro expertise como universidad” y reacomodar la noción de sociedad del conocimiento, pues las cosas van a cambiar y el ejemplo claro fue el cambio para poder dar clases virtuales, expresó la doctora Hortensia Moreno Macías, académica del Departamento de Economía.

En la actividad virtual participaron los alumnos Alejandra Pichardo, Ivonne Getzabell Lugo y David Rincón, quienes recalcaron que se logró salvar el trimestre 20-I, a pesar de que algunos estaban apáticos al uso de tecnologías para la educación, resultando un gran apoyo la entrega de tabletas y tarjetas de Internet por parte de la Institución.